La corrupción de Juan Ma

En el gobierno de Santos, Odebrecht pagó sobornos a los dos senadores más votados de su partido en 2014.

Opinión
Tipografía
  • Más Pequeña Pequeña Mediana Grande Más Grande
  • Por Defecto Helvetica Segoe Georgia Times

Con cada libro que leo del maestro Donadio, más me convenzo que periodistas como él, están en vía de extinción.

Esta vez  nos describe la forma en que se maneja la contratación pública en Macondo. Alberto Donadío  expone cómo los miembros del gobierno Santos y sus amigos saquearon el erario. En 2018, el maestro Donadio nos compartió su libro sobre el escándalo de corrupción protagonizado por Odebrecht y altos funcionarios del gobierno de nuestro premio nobel de paz; “Nobelbrecht: Santos y los sobornos de Odebrecht”, en el cual demuestra con certidumbre las coimas recibidas por senadores del partido de la U que hacían lobby ante vice ministros de Transporte, gerente de la campaña presidencial de Santos y personajes con cargos similares. Santos, el ilegítimo premio nobel de paz, que tristemente ahora comparte ese honor con Gabo, quien nunca quiso aceptar un solo peso o cargo del Estado para poder seguir siendo independiente. Durante ocho años me cansé de escuchar al ex presidente hablando sobre la lucha contra la corrupción pero Santos no puede decir que en su gobierno no hubo corrupción porque Odebrecht  pagó sobornos que superaron los once millones de dólares (más de 35.000 millones de pesos en 2014) y dio aportes para sus dos campañas en 2010 y 2014. Los designados por el Presidente hicieron parte de un engranaje, pues en el Senado eran las fichas claves del partido de gobierno, incluso eran más de 12 senadores que votaban en bloque a favor de iniciativas del gobierno como aprobar aumento de impuestos, lo que llaman: reformas tributarias.

En el gobierno de Santos, Odebrecht pagó sobornos a los dos senadores más votados de su partido en 2014, entregó miles de millones a unos aparecidos en la política que triplicaron su caudal electoral gracias a contratos otorgados a sus amigos y familiares en el Departamento de Córdoba y La Guajira principalmente. La manera en que realizaban los pagos de sobornos era triangulando la transferencia de dinero a través de terceros amigos de los funcionarios del gobierno con sustento en contratos o servicios con precios inflados que nunca existían. La entrega de estos sobornos, pese a que es algo muy común en países desiguales y corruptos como el nuestro, y tal vez por eso la mayoría de personas no lo perciben como algo grave que desacredite la gestión del ex presidente; la entrega de estas coimas fue determinante en 2014 porque Santos perdió la primera vuelta por 450.000 votos y ganó la segunda por más de 900.000. ¿Quién le ayudó a aumentar la votación? El Ñoño Elías y Musa Besaile, los aparecidos con los sobornos de Odebrecth, empresa multinacional que llegó a tener una dependencia para girar los sobornos en África y América Latina. La reelección de Santos es ilegítima porque dos delincuentes le ayudaron a ganar. El ex presidente ha hecho la fácil, pues decía que no estaba enterado de esos sobornos e incluso al comienzo defendía a los senadores. El único premio nobel de Colombia es Gabriel García Márquez y lo es en literatura, no en corrupción.

Quiero Suscribirme

Suscríbete y conoce las noticias más recientes sobre el mundo y nuestra región
Estoy de acuerdo con los Términos y Condiciones y las Póliticas de Privacidad