¡No solamente son héroes sino mártires!

Opinión
Tipografía
  • Más Pequeña Pequeña Mediana Grande Más Grande
  • Por Defecto Helvetica Segoe Georgia Times

Es increíble que las políticas públicas del gobierno nacional para los trabajadores de la salud sea coaccionarlos mediante  un decreto y obligarlos a prestar los servicios de manera obligatoria. 

 Por Néstor Pérez Gasca

Néstor Pérez Gasca. Lamentable la forma en que le estamos respondiendo a los “héroes” que sacrifican su vida y la de sus familiares, se evidencian distintos matices, desde la discriminación social hasta las injustificadas sanciones administrativas que de manera infundada afectan el patrimonio y la moral de estos seres humanos a los cuales de manera hipócrita e inservible aplaudimos, y no es que me oponga a los reconocimientos y homenajes, solo quisiera que estos  sirvieran para sortear las necesidades reales e imperiosas.

Es increíble que las políticas públicas del gobierno nacional para los trabajadores de la salud sea coaccionarlos mediante  un decreto y obligarlos a prestar los servicios de manera obligatoria y sin los elementos de bioseguridad, este insensato decreto debió expedirse para que los recursos públicos se invirtieran en su mayoría a saldar esa deuda histórica que tiene el estado con los colombianos y por su puesto con el personal que laboran en este gremio, quienes de manera impetuosa  sacrifican noches y festivos para proteger el bien más preciado  (la vida) y la integridad física de los usuarios de este escandaloso sistema.

Como si fuera poco lo anterior, en lugar de finiquitar ese vórtice de la discriminación laboral que de manera vulgar asecha a estos “defensores” de la vida, y que sistemáticamente vienen siendo asaltados por las “mafias” mediante los denominadas contratos de agremiación sindical, que desdibujaron la figura del artículo 482 del CST (código sustantivo del trabajo) violando directamente el articulo 53 de nuestra C.P.  afectando la dignidad, los derechos laborales y económicos; en consecuencia, vale resaltar que aquellos a quienes lánguidamente llamamos héroes, no solamente son héroes sino ¡mártires! que necesitan más que aplausos, para enfrentar esas batallas “con desigualdad de armas” que por su vocación han decidido combatir.

Lo único bueno de la pandemia es que nos ha enseñado a reflexionar  que los seres humanos somos semejantes...

Lo más escandaloso es que con ocasión de las facultades especiales otorgadas al Presidente por la pandemia, mal intencionadamente en vez de conjurar la crisis  y suministrar mejores condiciones laborales y salarios equilibrados para estos “mártires”, de manera  prosaica desviaron los recursos a los bancos, a  los  grandes productores que se beneficiaron con los créditos de  Finagro y a los fondos privado de pensiones,  en conclusión las ayudas para menguar la aguda crisis que ha generado paquidérmicos problemas por la pandemia, ha sido enfocada vehementemente para aliviar a los dueños del sistema financiero, que a su vez son los propietarios de los portafolios de pensiones del régimen privado y  también los terratenientes de grandes extensiones de tierra en el País, llama la atención que los tecnócratas que asesoran a quien expide  los decretos en algún momento han estado en la nomina de los dueños del sistema financiero.

Adenda: Lo único bueno de la pandemia es que nos ha enseñado a reflexionar  que los seres humanos somos semejantes, ya que esta no discrimina a nadie, interesante situación que nos pone como iguales a pobres y a ricos.

Quiero Suscribirme

Suscríbete y conoce las noticias más recientes sobre el mundo y nuestra región
Estoy de acuerdo con los Términos y Condiciones y las Póliticas de Privacidad