¿Guerras sin armas?

Opinión
Tipografía
  • Más Pequeña Pequeña Mediana Grande Más Grande
  • Por Defecto Helvetica Segoe Georgia Times

En nuestra amada patria, existen otros vectores que también son letales, basta mirar el “virus” de la ley 100 del 94. 

Por Néstor Pérez Gasca

Como si fuera una película de ciencia ficción, vemos a nivel mundial el pánico colectivo que viene causando la pandemia mediática (el corona virus), lo anterior no solo trae efectos negativos en la tranquilidad y salud de los seres humanos que habitamos este planeta. También, viene afectando de manera drástica la economía de los países directamente afectados y como es de esperarse se causarán daños a los otros Estados que sostengan directa o indirectamente alguna relación con China y sus aliados. Quisiera pensar que los nocivos resultados antes mencionados fuesen colaterales, pero hay suficientes razones para detenerse y sospechar sobre la voluntad de uno o varios mortales involucrados en esta difícil situación.

Las epidemias han afectado a la humanidad a lo largo de la historia de manera abundante, quizás en una clase de purga cíclica relacionada con la selección natural, sin embargo. También ha sido el ser humano quien se ha encargado de “domesticarlas” propagarlas, fortalecerlas y manipularlas a tal punto que son utilizadas por las industrias farmacéuticas y algunos gobiernos temerarios: los primero con fines de animo de lucro y los segundos con la intención de  causar caos  y así doblegar a sus adversarios, con una guerra que ya no utiliza armas convencionales, ni son cuerpo a cuerpo, por el contrario estas guerras utilizan poco recurso humano pero las consecuencias son aún más letales, basta con analizar las guerras químicas las cuales han terminado con resultados perversos. Ahora bien ¿estarán los E.E.U.U intentando alguna conspiración con armas biológicas contra China?  Es posible pues en el contexto mundial hace rato se evidencia una guerra Económica entre estas potencias mundiales.

Aunque podría parecer “fantasmagórico” acertar en esta suposición; al reflexionar sobre lo que en antaño era la ficción, hoy evidenciamos con nuestros propios ojos que esas ficciones se están convirtiendo en realidad, es decir que al parecer la visiones e imaginaciones de hombres de antaño se han convertido hoy en día en las revelaciones, por ejemplo, el libro “De la Tierra a la Luna” escrito por el Francés Julio Verne, en tiempos pasados hacia fantasear a la humanidad con la idea de caminar sobre otro planeta, ¿quién sabe? A lo mejor pudo servir de inspiración a algún acucioso.  

Volviendo a nuestra realidad, es un hecho cierto y verdadero, que el Coronavirus se expande a gran velocidad sin distinguir fronteras. Será deber conjunto de todas las Naciones, encaminar acciones tendientes a frenar su avance. Mientras tanto, no olvidemos que la enfermedad que ya está en nuestro país, es el Dengue, y que, según el Instituto Nacional de Salud, en lo corrido del año se han notificado 48 muertes probables por esta enfermedad.

En nuestra amada patria, existen otros vectores que también son letales, basta mirar el “virus” de la ley 100 del 94, que ha dejado casi más muertos que el tétrico conflicto armado. La única diferencia con las potencias mundiales es que acá pareciese que se lucraran con los más enfermos. Este grupo de la población es el más preciado por las IPS, debido a que lo más lucrativo son los enfermos de alto costo.

Pdta: El Presidente Duque anuncia como noticia del año, la operación de regreso a casa de los colombianos en Wuhan, epicentro del Coronavirus. Operación que debió ocurrir hace mucho tiempo, y que no es sino su mera obligación como Jefe de Estado. Así de Arribista es nuestra clase política.   

 

Quiero Suscribirme

Suscríbete y conoce las noticias más recientes sobre el mundo y nuestra región
Estoy de acuerdo con los Términos y Condiciones y las Póliticas de Privacidad