¡La infeliz Navidad!

Opinión
Tipografía
  • Más Pequeña Pequeña Mediana Grande Más Grande
  • Por Defecto Helvetica Segoe Georgia Times

¿Se debe esperar un año para reunirse en familia? ¿Se debe esperar una fecha para darle regalos a los hijos o a los seres queridos?

Mientras la mayoría de colombianos celebra el espíritu navideño, y esperando en esta época congregarse en familia, celebrar “el nacimiento del niño Dios” y comprar “el estreno” -ropa nueva que se utilizada el 31 de diciembre para acostarse a dormir el día que precede la vigilia- , lo cierto del asunto es que estas sanas costumbres tienen su génesis en una ficción creada por el consumismo, que ha creado en nuestras mentes la sensación de ser felices, esta época solo se supedita al poder adquisitivito de comprar artilugios, ropa y, entre otros bienes de consumo fútiles e innecesarios.
Llama la atención del asunto, que son muchas las personas que sin importar las consecuencias de sus malas prácticas consumistas, terminan sufriendo una gran debacle económica, en la víspera de las infructuosas fiestas; además me parece inconcebible que nuestra “cultura” se haya dejado permear por la inverosímil conducta de tener que esperar una fecha en el año para reunirse en familia y salir a comprar los harapos para una fiesta sin sentido, y no es porque no se deba celebrar el advenimiento de un año nuevo, lo que me disgusta del asunto es que bajo ningún parámetro lógico y congruente con el amor al prójimo, se debe esperar y supeditar la felicidad de la humanidad a un plazo o fecha perentoria con el agravante que los mercados y lugares de compras están atiborrados de gente ingenua, que sigue creyendo que para esas fechas “especiales” van a encontrar las bagatelas con mejores ofertas; tristemente la aparente felicidad puede más que la razón, que enceguece a aquellos compradores decembrinos, lo cuales no reaccionan ante las falacias del merchandising.
¿Se debe esperar un año para reunirse en familia? ¿se debe esperar una fecha para darle regalos a los hijos o a los seres queridos? Esto sería supeditar la felicidad a un ciclo y no a las realidades sentimentales, puesto que uno no quiere a la mama o a los hijos una sola vez al año ¿es que la felicidad no debería celebrarse a diario? Y mientras nos desenfrenamos en pavonadas, el Congreso nos dio un “hermoso” regalo mal llamado “reforma tributaria”, y si bien es cierto, este “presente” llegó como Santa Claus -con la complicidad del silencio de la madrugada- no estaba cargado de buenas noticias, sino de nuevos impuestos, obviamente para los más pobres. En las reformas tributarias, el Congreso tiene la costumbre de acordarse de los más desposeídos para agravarles su situación económica. Es como si le cobraran a los pobres ese voto de “confianza” que algún día le fue comprado.
Por último, no olviden que estamos celebrando un año más, ojalá no se maten los unos a los otros celebrándolo.

Quiero Suscribirme

Suscríbete y conoce las noticias más recientes sobre el mundo y nuestra región
Estoy de acuerdo con los Términos y Condiciones y las Póliticas de Privacidad