Los militares le pusieron un pasamontaña, una peluca y lo hicieron pasar por extorsionista. Huyó de Planadas por la violencia, y en San Agustín fue vilmente ejecutado. La condena al Estado supera los $400 millones.

Más artículos...