El cartel de Interbolsa

Interbolsa termina con un total de $300.000 millones de pesos.

Huila
Tipografía
  • Más Pequeña Pequeña Mediana Grande Más Grande
  • Por Defecto Helvetica Segoe Georgia Times

El padre del periodismo investigativo en Colombia puso nuevamente a los banqueros en el banquillo. Alberto Donadío  ha descrito la forma en que los dueños de Interbolsa estafaron a sus clientes en el afán por apoderarse de la empresa textil Fabricato entre 2010 y 2012.

En 2013, el maestro Donadio publicó su libro “El cartel de Interbolsa: crónica de una estafa financiera”, en el cual logra mostrar con claridad las actividades encaminadas a jugar con el dinero de miles de inversionistas que habían puesto los ahorros de toda la vida para ganar utilidades. El negocio era tan bueno, que Interbolsa termina con un total de $300.000 millones de pesos de repos en acciones de la textilera, un repo es como dejar una joya en la prendería (mal llamada: compraventa), alguien que necesita efectivo pero no quiere vender una acción, la deja como garantía para luego devolver el dinero. Mientras un trabajador con salario mínimo tendría que laborar más de 25.000 años para conseguir esa cantidad, los de Interbolsa la obtuvieron en dos años. Compraron miles de acciones para subir el precio por medio de la especulación generada por la cantidad de operaciones realizadas sobre la acción. Todo se derrumba cuando la acción de Fabricato, que pasó de costar 26 a 90 pesos, se puso tan cara que ya no parecía buen negocio, pues el sector textilero estaba dando pérdidas. La idea era vender la empresa a un precio más alto, lo cual nunca sucedió.

Por su parte, la Superintendencia Financiera, que supuestamente es la encargada de vigilar estas operaciones, omitió sus deberes de control.

Donadio nos cuenta que en Interbolsa se cometieron delitos. Los administradores de la principal firma comisionista de la Bolsa de Valores de Colombia, tomaron sin autorización miles de millones de pesos de la clientela para financiar una gigantesca especulación bursátil sobre la acción de Fabricato. Si les hubiera salido bien solamente ellos se habrían lucrado con las millonarias ganancias pero como los pillaron, las pérdidas se las dejaron a las viudas y pensionados. Y adivinen dónde estaba el gobierno mientras sucedía esto, ausente como siempre pero apenas se hizo público, atacaron a las víctimas, el ministro de Hacienda en 2012 también era Carrasquilla, él salió a defender a los delincuentes millonarios, en la DIAN dijeron que los afectados no habían declarado el dinero del fondo en Curazao, es decir, según el Gobierno, el trabajo de los banqueros es apoderarse del dinero ajeno y apostarlo en fondos de inversión sin autorización. Por su parte, la Superintendencia Financiera, que supuestamente es la encargada de vigilar estas operaciones, omitió sus deberes de control. Incluso el Presidente Santos lo reconoció: “Yo ni siquiera había estado enterado de qué estaba sucediendo en Interbolsa”. Y como algo inusual, la justicia penal poco ha servido, Rodrigo Jaramillo aceptó su responsabilidad y fue condenado a siete años de cárcel pero en su “humilde” casa pero sorpresivamente, no ha devuelto de su patrimonio ni un solo peso; el resto de acusados no aceptaron cargos y ya han prescrito varios delitos. Es probable que ahora mismo algunos estén jugando con los ahorros de nosotros mientras nos seguimos preocupando por nuestro salario, casi siempre mínimo.

Quiero Suscribirme

Suscríbete y conoce las noticias más recientes sobre el mundo y nuestra región
Estoy de acuerdo con los Términos y Condiciones y las Póliticas de Privacidad